que es una infección renal

Síntomas de infección renal en mujeres

Las mujeres con una infección renal pueden experimentar fiebre como síntoma de la afección de los riñones aunque existen aurax medicamentos de venta libre para el malestar que se presente en las infecciones es muy importante acudir con tu médico.

Los riñones son órganos en forma de frijol ubicados en la parte inferior de la espalda, a cada lado de la columna vertebral, que funcionan para filtrar los productos de desecho del cuerpo y producir orin.

Una infección renal, también llamada pielonefritis, ocurre cuando las bacterias viajan a través del torrente sanguíneo o a través del tracto urinario para causar una infección en los riñones.

Reconocer los síntomas asociados con una infección renal es importante porque sin un tratamiento médico adecuado, el daño renal permanente puede ocurrir y a la larga estas dolencias podrían ocasionar consecuencias de salud por deseables.

Síntomas

Fiebre

Las mujeres con infecciones renales pueden experimentar fiebre como síntoma de la afección. La fiebre comienza repentinamente y puede alcanzar niveles altos superiores a 40ºC.

Los escalofríos pueden acompañar a la fiebre. Para las personas con infecciones renales crónicas, la fiebre puede aparecer y desaparecer o no.

infección renal en mujeres

Dolor

Una infección renal puede afectar uno o ambos riñones a la vez. El dolor ocurre en el mismo lado del cuerpo que el riñón infectado. La ubicación del dolor con una infección renal incluye el lado del cuerpo o la parte baja de la espalda en uno o ambos lados de la columna vertebral. Una mujer también puede experimentar dolor en el abdomen o la ingle.

Cambios urinarios

Los síntomas urinarios asociados con una infección renal a menudo imitan los síntomas de una infección del tracto urinario inferior llamada cistitis. Estos síntomas incluyen una mayor frecuencia y urgencia al orinar. Las mujeres también pueden experimentar dolor o una sensación de ardor al orinar.

La orina en sí misma puede aparecer turbia o puede contener sangre o pus. La sangre en la orina puede aparecer como rayas rojas brillantes o puede cambiar el color de la orina a rosa, rojo u oxidado.