problema de las azucares añadidas

El peligro de los azúcares para la salud

Las autoridades relativas a la salud aconsejan el limitar el consumo diario de azúcar a un 5% de las calorías ingeridas en un día.

No todos los azúcares son malos y es que es muy importante el saber diferenciar los azúcares naturales de aquellos que son añadidos. Estos últimos son verdaderamente perjudiciales para la salud y hay que evitar el ingerirlos de manera habitual.

No es lo mismo el azúcar que contienen las frutas que aquel que viene añadido como puede ser el caso del tomate frito. En el siguiente artículo te ayudamos a identificar a los azúcares añadidos y te explicamos las causas por lo que son tan dañinos para la salud.

Los azúcares añadidos y los naturales

Las autoridades relativas a la salud aconsejan el limitar el consumo diario de azúcar a un 5% de las calorías totales ingeridas en un día.

Un consumo elevado de azúcares añadidos está relacionado con una mayor probabilidad de padecer enfermedades hepáticas

Esta limitación hace referencia a los azúcares añadidos por los fabricantes y que pueden estar presentes en productos como la miel, los zumos de fruta o en la famosa sacarina. Sin embargo no hay ningún tipo de problema en el caso del azúcar que se encuentra de una manera natural en frutas o verduras.7

las azucares añadidas para la salud

Los riesgos para la salud de los azúcares añadidos

Los azúcares añadidos aportan una mínima parte de nutrientes al organismo además de tratarse de calorías vacías que provocan ciertos riesgos para la salud:

Este tipo de azúcares van a favorecer el exceso de kilos en el cuerpo.

Aumentan el riesgo de sufrir enfermedades de tipo cardiovascular.

Provocan problemas en los dientes como es el caso de la formación de caries.

Favorecen el riesgo de padecer diabetes.

Un consumo elevado de azúcares añadidos está relacionado con una mayor probabilidad de padecer enfermedades hepáticas en tu farmacia puedes comprar algunos medicamentos los cuales te ayudaran a disminuir el nivel de azúcar en tu sangre.

Cómo saber si un producto lleva azúcares añadidos

Hay que empezar advirtiendo que el alimento en cuestión no siempre lleva la palabra azúcar en la tabla de información nutricional. Dichos azúcares añadidos pueden aparecer con otros nombres, por lo que es importante el reconocer tales términos:

Cualquier ingrediente que termine en osa es sinónimo de azúcares añadidos. Sería el caso de la glucosa o la sacarosa.

Melaza.

Miel.

Panela.

Dextrosa.

Néctar de fruta.

Malta de cebada.

Fructosa.

Es importante que antes de comprar un alimento o producto que lo vendan como saludable, mires la tabla de ingredientes para poder cerciorarte de que apenas tiene azúcares añadidos.

Qué propiedades aportan los azúcares añadidos a los alimentos

Mucha gente piensa de una manera errónea que los azúcares tienen la única función de dar dulzor a un determinado producto. Aparte de ello, los azúcares añadidos aportan otra serie de características o propiedades a un alimento en particular:

En ocasiones los azúcares añadidos tienen la función de dar algo de color al producto.

Ayudan a conservar el alimento mucho más tiempo que uno natural.

Proporcionan un mayor volumen y tamaño al producto. Ello hace que sea mucho más apetecible para el consumidor.

Estos azúcares añadidos se encuentran además de en los dulces y en la bollería, en otro tipo de alimentos bastante consumidos por una gran parte de la población:

En todo tipo de salsas y en el tomate frito.

En el pan o en las pizzas.

En bebidas energéticas.

En ciertos embutidos como en la mortadela o en el jamón york.

En definitiva, hay que tener mucho cuidado con el consumo de los azúcares añadidos. El peligro de los mismos se debe a que mucha gente desconoce por completo que los ingiere.

Es por ello que resulta esencial el mirar la etiqueta de los productos para observar si los mismos llevan una gran cantidad de azúcares añadidos o sustancias similares. Recuerda que este tipo de azúcares son realmente malos para la salud y las autoridades aconsejan el evitar su consumo.