Comida callejara en Tailandia

Trucos para descubrir la comida callejera

La comida callejera es casi obligatoria en el Sureste Asiático, Latinoamérica y el Magreb, pero hay que estar precavido para evitar problemas digestivos.

La comida callejera permite conocer de cerca la cultura gastronómica de un país y por eso, a continuación, te damos los siguientes trucos para que comas comida callejera de otros países y sin morir en el intento:

Cuidado con el agua y el hielo

En muchas grandes ciudades, en los puestos de comida callejera el agua no es potable. Por ello, hay que pedir refrescos o agua mineral pero con el tapón cerrado.

Si está abierto, hay que devolverlo. Lo mismo sirve para el hielo: si no tenemos forma de saber con qué agua se elaboró, por lo que es mejor aguantar el calor y beber sin él.

Esto también vale para las frutas y verduras: si se cree que fueron lavadas con agua del grifo, mejor evitarlas.

Sigue a las multitudes

Hay un dicho que dice que si un puesto de comida callejera está lleno de camiones es que se come bien.

No creemos que los transportistas tengan fama de ser grandes gastrónomos, pero el dato sirve para estar atentos a cuáles puestos de comida son un éxito entre los locales.

Eso sí: también conviene pegar una mirada a cuánta gente están despachando: no sea cosa que hay muchos clientes esperando porque el cocinero es lento.

Pregunta a tu guía

Si te sumas a estos paseos, a costa de propinas, conviene preguntarle al guía cuáles son los sitios más recomendados para probar la comida callejera.

Considera que hay paquetes de agencias con vuelos baratos donde podrás ahorrar y destinarlo a las delicias callejeras del país que vayas a visitar.

Además, te ayudará a diferenciar alimentos y enseñar palabras clave como “gracias”, “por favor”, “frio”, “caliente”, etcétera; y a saber cuáles son los precios para no ser timados.

Comer despacio

Mucha comida callejera es abundante en frituras y con dosis altas de picante, por ello te sugerimos que los primeros días pruebes alimentos a la barbacoa, y paulatinamente te pases a platos más tradicionales.

Para evitar sorpresas desagradables con los condimentos, mejor pide los platos sin picante. Con “poco picante” significa dosis menores, pero igualmente intolerables para la mayoría de turistas occidentales.

Mejor al mediodía

Los puestos callejeros reciben sus alimentos por la mañana, por lo que a la noche –sobre todo en países cálidos- su calidad y salubridad pasa a ser dudosa.

La recomendación que te hacemos es pedir alimentos frescos, pero no más allá de las 14.00 horas.

¡Para los amantes de la comida, este post sobre comida callejera te encantará! No puedes perderte la comida de diferentes países y al mismo tiempo aprenderás de su cultura, ritmo de vida y conocerás a su gente.