como disminuir el estrés

Disminuye el estrés en niños

En los niños mayores y pequeños el estrés puede suceder, las presiones pueden provenir de una serie de fuentes: del niño mismo y de los padres, los maestros, los pares y la sociedad más amplia en la que vive el niño.

La presión puede tomar muchas formas que son un desafío para los niños y a las que deben responder o, a menudo, adaptarse.

Se trate de eventos con consecuencias duraderas, como el divorcio de sus padres, o simplemente de una complicación, como perder su tarea escolar, estas exigencias o factores de estrés son parte de la existencia diaria de los niños.

Como manejar el estrés en niños

Los niños se alegran con ciertos eventos pueden adaptarse a ellos con relativa facilidad. Pero, perciben otros eventos como amenazas a las rutinas diarias propias o de la familia, o a su estado de bienestar.

Estos factores de estrés son más problemáticos. La mayor parte del estrés que enfrentan los niños está en el medio de dos extremos. No es bienvenido pero tampoco es perjudicial, sino que es parte de aprender las lecciones de la infancia y aprender sobre ellos mismos.

También es posible que tener amigos, tener éxito en la escuela, combatir la presión de sus pares o superar un impedimento físico sean preocupaciones para los jóvenes.

Cualquiera sea su forma, si el estrés es demasiado intenso o duradero, a veces puede tener repercusiones en los niños.

Los factores de estrés diarios de poca importancia también pueden tener consecuencias. Pueden contribuir a la falta de sueño o apetito. Los niños pueden enojarse o volverse irritables, o sus calificaciones en la escuela pueden verse afectadas. Su comportamiento y sus ganas de cooperar pueden cambiar.

Como los diferentes niños sobrellevan el estrés

El temperamento de los niños varía y, por lo tanto, estos son bastante diferentes en su capacidad para enfrentar el estrés y los problemas diarios.

Algunos niños son de trato fácil por naturaleza y se adaptan fácilmente a los acontecimientos y a las nuevas situaciones. A otros, los cambios en sus vidas los desestabilizan.

Todos los niños mejoran su capacidad de manejar el estrés si han tenido éxito al manejar desafíos anteriormente y si sienten que tienen la capacidad y el apoyo emocional de la familia y los amigos. A los niños que tienen un sentido claro de su capacidad personal y se sienten amados y apoyados, generalmente, les va bien.

disminuye el estrés en los niños

El estrés y los niños mayores de hoy

Algunos psicólogos piensan que los niños mayores de hoy, en verdad, se enfrentan a más estrés que los niños de generaciones anteriores, y tienen menos apoyos sociales disponibles.

Esto puede provocar dolores de cabeza en los pequeños por eso es recomendable contar siempre con aspirina junior para que disminuyas ese malestar.

Incluso en las familias intactas y estables, la creciente cantidad de familias con dos padres que trabajan, a menudo, fuerza a los niños a pasar más tiempo en programas extraescolares o solos en sus casas. Para algunos niños, esta falta de tiempo con sus padres es bastante estresante.

También lo es la responsabilidad de cuidarse a sí mismos y de cuidar el hogar de la familia y, a veces, cuidar a un hermano menor después de la escuela.

Muchos niños y sus familias se estresan por las múltiples actividades que ocupan el “tiempo libre” de los niños. Los niños con un calendario sobrecargado y poco “tiempo para descansar” pueden terminar exhaustos.

Los niños de hoy en día también están creciendo en una era en la que se los expone a violencia y a la presión de los pares acerca de la actividad sexual y el consumo de drogas.

También se les advierte que tengan cuidado de los secuestros, el abuso sexual y otros delitos. Esta sensación de que viven en un mundo inseguro es una fuente de estrés constante para algunos niños.

En resumen, los jóvenes de hoy en día se enfrentan todo el tiempo a desafíos a sus destrezas de afrontamiento y el estrés suele ocurrir a menudo, se espera de ellos que crezcan demasiado rápido.

Estrés bueno y malo

No todo el estrés es malo. Las cantidades moderadas de presión impuestas por un maestro o un entrenador, por ejemplo, pueden motivar a un niño a mantener altas las calificaciones en la escuela o a participar más en actividades deportivas.

Manejar con éxito situaciones o eventos estresantes aumenta la capacidad de un niño de sobrellevarlos en el futuro.