que es la dermatitis

Remedios para la dermatitis seborreica

Tratar la dermatitis seborreica sin tener que utilizar fármacos es posible, existen algunos remedios caseros que son realmente eficaces.

La dermatitis seborreica es una afección cutánea de tipo inflamatoria, suele aparecer en las zonas más grasas de la piel como en el cuero cabelludo, en el interior del oído o en la cara.

Existen varios tipos de problemas de tipo cutáneo, para diferenciarlos, es necesario observar los síntomas y poder así aplicar el tratamiento más eficaz en cada situación.

Y recuerda que cualquier pomada o medicamento que necesites lo puedes encontrar con descuento en esta temporada de hot sale 2021 donde encontrarás las mejores promociones para ti.

En el caso de la dermatitis seborreica, uno de los síntomas más evidentes es la aparición de escamas en la piel con un color blanquecino e incluso amarillento. Para saber con exactitud cuál es el la afección de cada paciente, el médico suele hacer un raspado superficial, para obtener así células de la piel y examinarlas a través de una biopsia.

Causas de la dermatitis seborreica

Todavía hoy en día se desconocen las causas exactas por las cuales se producen este tipo de problemas en la piel, pero se cree que puede estar provocado por diferentes factores:

Exceso de producción de sebo en las zonas más grasas de la parte superior del tronco, concretamente en la cabeza. La hiperactividad de las glándulas sebáceas puede causar una secreción excesiva.

Por la presencia de una clase de hongos llamados Malassezia, este género de hongos se encuentra generalmente en la piel de los animales y los humanos. El Malassezia se encuentra en las zonas con más glándulas sebáceas, y es el causante principal de la caspa, así como de otro tipo de afecciones cutáneas como la dermatitis seborreica.

Los cambios hormonales y la edad, pueden provocar cambios en la estructura celular de la piel, así como su funcionamiento frente a agentes externos.

El componente genético, a pesar de que no se conocen las causas exactas por las cuales la piel sufre diferentes problemas, se cree que existe un importante factor genético.

que sabes de la dermatitis

La dermatitis seborreica puede afectar a cualquier persona en diferentes etapas de la vida

La dermatitis seborreica puede afectar a cualquier persona en diferentes etapas de la vida, aunque generalmente, suele afectar a bebés lactantes y en este caso la dermatitis seborreica es conocida como costra láctea. Por otra parte, a partir de los cuarenta años existe un mayor riesgo de padecer problemas cutáneos como la dermatitis seborreica.

Factores de riesgo

La mala alimentación y la ausencia de hábitos de vida saludables, son importantes factores de riesgo en el caso de los problemas cutáneos como la dermatitis seborreica. Estos son algunos de los principales factores de riesgo:

La obesidad, el exceso de grasa produce importantes cambios, tanto a nivel interno como a nivel externo. Los malos hábitos alimenticios y el consumo en exceso de productos grasos, aumentan el riesgo de padecer múltiples problemas de salud, incluidas las afecciones de la piel como es el caso de la dermatitis seborreica.

El estrés, la ansiedad y los problemas emocionales, suelen ser los causantes de importantes cambios en la piel.

El consumo excesivo de alcohol

Enfermedades del sistema nervioso como el Parkinson, los accidentes cerebrovasculares o el VIH.

Cómo tratar la dermatitis seborreica con remedios naturales

Además de los tratamientos a base de fármacos que puede recetarte el especialista, existen diferentes remedios naturales que pueden ayudarte a mejorar el estado de la dermatitis seborreica. Pero la clave para mejorar el problema, se basa en un cambio drástico en tu estilo de vida.

Cambios en la alimentación

No se trata de una cuestión estética, puesto que personas que no tienen exceso de peso también pueden padecer dermatitis seborreica. En este caso, es importante reducir el consumo de grasas saturadas y aumentar la ingesta de frutas, verduras y grasas saludables.

Frutas y verduras ricas en carotenos, como la zanahoria, el pimiento rojo, la calabaza, el melocotón o los albaricoques.

  • Proteínas de calidad, como los frutos secos, las lentejas, la soja o los guisantes.
  • Vitamina E, presente en los frutos secos o el aceite de oliva virgen.
  • Vitamina C, la encontrarás en gran variedad de frutas cítricas como la naranja, el pomelo, el kiwi o la piña.
  • Vitamina B, presente en las legumbres o en los cereales integrales.
  • Elimina el consumo de productos procesados, fritos y carnes muy grasas.