bebé tomando su biberón

Tips para alimentar a tu bebé con biberón

Ya sea que esté alimentando exclusivamente con fórmula  combinándola con lactancia o usando biberón avent para servir leche materna extraída, esto es todo lo que necesitas para comenzar a alimentar a tu bebé con biberón.

¿Cuándo debes presentarle a tu bebé el biberón?

Si estás amamantando, te recomendamos que esperes dos o tres semanas para introducir un biberón. Si esperas mucho más tiempo, tu bebé puede rechazar el biberón desconocido a favor del seno porque a eso es a lo que se ha acostumbrado.

Consejos de alimentación con biberón

La leche tiene que estar en su temperatura exacta. Ni muy frío ni muy caliente, comprueba la temperatura de la leche en la cara interna de la muñeca.

Hay que asegurarse siempre de que no se encuentre totalmente en dirección horizontal. Es decir, que no esté siempre inclinado de modo que la tetina se llene de leche

¿Qué tipo de biberón es adecuado para tu bebé?

En última instancia, encontrar la combinación correcta de biberón y tetina se trata de aprender las preferencias de tu pequeño. No puedes controlar lo que le gusta a tu bebé, así que mantén la calma.

Algunos bebés prefieren cierta forma de pezón o variedad de biberón; otros no son exigentes en absoluto.

bebé siendo alimentado

Vinculación del bebé durante la alimentación con biberón

Si te preocupa que no se vinculará tanto con tu bebé si alimentas con biberón como lo haría con la lactancia, no lo hagas.

La clave es hacer que la hora de comer no solo se trate de comida, sino también de amor, afecto y atención por parte tuya o tu pareja, y de formar esa estrecha conexión que todos anhelan.

Destete del pecho a la botella

Tener en cuenta estos consejos para el destete ayuda a que tu bebé pase del pecho al biberón más suavemente.

Dale a tu bebé una semana completa para acostumbrarse a la alimentación con biberón antes de pasar a dos.

Diferencias entre chupón y biberón

El chupón puede relajar y tranquilizar a tu bebé cuando vas a salir de viaje, pero es un instrumento “de engaño” y de complacencia hace que cuando el niño protesta, le estimula la succión y lo tranquiliza.

Sin embargo, el chupón no es capaz de satisfacer la misma necesidad que puede lograr un biberón a tu bebé ya que el funcionamiento de estos es diferente.