Persona rechazando vaso de leche

¿Eres intolerante a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa no es una condición que está de moda ni sugiere que los lácteos son malos o que la única leche que es buena es la de almendras.
¡No! Ser intolerante a la lactosa es mucho más complejo y el simple hecho de que te duela la barriga no quiere decir que la padezcas.

Además de poder elegir leche en polvo como alternativa, a continuación te damos las señales de que eres intolerante a la lactosa:

Inflamación

Existen personas a quienes les cuesta digerir los lácteos, pero esto no significa que sean intolerantes a la lactosa.
Una de las primeras señales de que eres intolerante a la lactosa es la inflamación estomacal, la cual hace que la persona se sienta como si estuviera llena de muchos gases.

Cólicos abdominales

Chica con manos en vientre

Otra de las señales de que eres intolerante a la lactosa son los cólicos abdominales, estos suelen ser los más desagradables ya que vienen acompañados de mucho dolor y pueden durar más de un día. Si esto llega a pasar, puedes elegir alimentos que te relajan, como el chocolate amargo.

Náuseas

Las náuseas acompañan a toda persona que es intolerante a la lactosa después de haber consumido algún lácteo. Por lo general la persona pierde el apetito y rechaza cualquier alimento que contenga lácteo.

Gases

Como el estómago se inflama es normal que la persona intolerante a la lactosa experimente gran cantidad de gases. Al principio algún medicamento puede ser de ayuda para aliviarlos, pero si no se suprime el consumo de lácteos la condición puede empeorar.

Diarrea espontánea

Como el intestino no puede procesar correctamente la lactosa es común que se presente diarrea. La persona intolerante a la lactosa puede acudir muchas veces al baño en poco tiempo por causa de este síntoma.

La manera más eficaz de diagnosticar si eres intolerante a la lactosa es descartando patologías con síntomas similares y realizando los siguientes exámenes: prueba de aliento para lactosa-hidrógeno, prueba de tolerancia a la lactosa, pH de las heces.